martes, 1 de abril de 2008

La música

Para esta producción se contrató a Ezequiel Agüero para realizar la música original de la obra. Parte de la búsqueda incluyó la confesión y el grabado de pistas y también todo lo referente a los efectos especiales, parte del tratamiento de sonido que se realizó sobre la pieza. Ezequiel con mucha dedicación y tratando de sortear siempre amablemente las dificultades que se presentaron, llevó adelante la labor con paciencia, eficiencia e involucrado cada vez más a medida que el proceso creativo avanzaba, acercándose a los ensayos, trayendo cada vez nuevas versiones posibles de lo que buscábamos generar desde lo musical.

Ezequiel por un lado debió lidiar con los escasos recursos que pusimos al servicio de su trabajo, pero que él pudo sortear básicamente con voluntad. Por otro lado luchó tratando de interpretar mis conceptos ambiguos y desaforados, amplios y subjetivos como por ejemplo pedirle más dramatismo, o cosas demasiado intrincadas. Así sin poder explicarle mi dolor, asumí que debía reinterpretarlo él, desde su propia razón, historia y asimilación del texto, que tuvo en su poder desde un primer momento.

Nació entonces la música que acompaña la obra, que la empuja, que la retuerce, que la decora e intensifica.

No hay comentarios: