martes, 1 de abril de 2008

La elección estética

En un principio tomamos como referencia y punto de partida, vestuarios de la película 2046 de Wong Kar – Wai e imágenes de artistas plásticos como por ejemplo Fiona Rae, Jon Fabre, Franz Ackerman, personas con una estética neobarroca.

En las primeras 4 escenas las protagonistas usarían ropa sensual y bien pegada a sus cuerpos. En las últimas dos escenas que se desarrollan en el bar, vestirían de forma sensual, preparadas para el encuentro.

Otras cosas que se dijeron y no se hizo; contra los prejuicios, estigmas, mitos y prototipos sociales, estas mujeres que sienten deseos y aman a personas de su mismo sexo, se verían estéticas, femeninas y cuidadas desde la imagen. Ellas hace tres años que no se ven, pretenden sorprender a la otra, se preparan para verse bien. Lucirían vestidos de tarde, que es el momento del día en el que ocurre la obra. La rubia luciría ropa negra, tiene que ver con la perdida, el luto y su estado de ánimo actual. La Morocha iría al bar con un vestido nuevo, color blanco, limpia, lista para volver a empezar, radiante ante la posibilidad de volver a ver al objeto de su afecto. Los vestuarios serían completados con accesorios que signifiquen cosas importantes y trascendentes para las actrices. Todo esto se fue desterrando por insuficiente, literal y por que no definía, ni acompañaba lo que sucede en la obra.

Estos cambios obedecen a las constantes mutaciones a las que sometimos a la puesta. Actualmente la estética es una discusión permanente, con consensos, pactos que se desestiman y una búsqueda desenfrenada por darle una forma definitiva, funcional y coherente a nuestras mujeres. Convenimos en que el vestuario va a desprenderse de la personalidad que habita a cada una de estas mujeres, que no lo dije antes, tienen nombres; Marisol (Rubia), Anabella (Morocha)

No hay comentarios: