martes, 1 de abril de 2008

Gérmen de la obra

La pieza es un ensayo breve y personal que habla entre otras cosas sobre la dificultad para soportar el abandono, resultante de una de mis historias de amor. Revisa a través de un lectura subjetiva, lo que implica elegir al otro con toda su imperfección, habla del entregarse sin pruritos y al mismo tiempo hacerse cargo de las consecuencias que acarrean los vínculos.

La obra me muestra desesperado, propenso a la angustia, perdido, metido en mí propio infierno creado a base de aciertos y errores construidos a diario en aquella relación. A través de las palabras aparezco emocional, barroco, sanguíneo y directo. La homosexualidad y el melodrama atraviesan indefectiblemente esta obra, en ella los recuerdos están friccionados al extremo, los vínculos enfermizos con la gente con la que me rodeé a lo largo de mi vida aparecen dosificados en frases fragmentadas.

Mis rasgos de persona caprichosa, mis miserias, el conformismo irreverente, mis pánicos cargados de ironías, mi forma insoportable de querer, son algunos de los soportes fundamentales de comprensión de este dolor transformado en una obra de teatro.

No hay comentarios: