martes, 1 de abril de 2008

El trabajo físico, el bolero y la coreografía

Algo claro a la hora de comenzar a tomar algunas decisiones, era que había que aprovechar los recursos con los que contaban las actrices. Ambas tienen un gran manejo de su cuerpo, así formulándome interrogantes acerca de la manera de contar, con confianza desmembré poco a poco sus cualidades, buscando movimientos estilizados, con distintos tipos de calidad, trabajando ritmos, alteraciones de velocidad, pausas, sincronización, disociación, etc.

Valeria me ofreció la posibilidad de interpretación musical. Después de analizar varias opciones, lo que se decidió en forma conjunta fue componer un bolero, escribí entonces la letra a partir de retazos de varios poemas antiguos que dormían en los archivos de mi compu y Ezequiel compuso la música.

En el caso de Checha, trabajamos la coreografía a nivel piso y optamos por un tema de Hugues Le Bars. La creación de la misma se generó a partir de la búsqueda de movimientos que insinúan el deseo de alcanzar algo que ya no se tiene, ese fue el móvil y el núcleo de la intención. Si bien colaboré dando mi punto de vista, diseccionando la propuesta física de ella, y haciendo el recorte que creía propicio, la creación de la coreografía finalmente es de Checha, actriz dúctil y decidida.

No hay comentarios: